lunes, agosto 02, 2004

Deber y derecho a la vida

La mayoría, si no todas, las constituciones, cartas políticas o equivalentes consagran el derecho a la vida teniendo al individuo como fin supremo de la sociedad y del Estado. Sin embargo, pocas veces caemos en cuenta de que la vida no es solo un derecho sino, también un deber. Por ello, a nuestro parecer, está loco aquel que pretenda autoeliminarse y lo encerramos en sanatorios mentales o lo condenamos a citas con el psiquiatra hasta que se "cure", por ello también estan prohibidas algunas medicinas sin prescripción médica y por ello, además, colocaron el vidrio al Puente Villena (a suicidarse a otra parte). Tras ello se mueve, a su vez una cadena comercial más grande de lo que cualquier mente alucinada pueda imaginar: antidepresivos, ansiolíticos y demás para los suicidas, medicamentos paliativos y consultas al médico para enfermos con males terminales o degenerativos y por último, la obvia regla de tres de a más gente viva, más consumidores.
Desde que nacemos tomamos múltiples decisiones; hacia que lado inclinar el papel cuando escribimos, que ropa ponernos, que carrera estudiar, que libros leer, que nombre ponerle a nuestros hijos y (en cada vez menos casos) cuando tenerlos, etc. Sin embargo, hay una decisión que no tomamos: la decisión primera aquella que define nuestro futuro, o mejor aún que tengamos uno: el nacer. Cuándo, dónde, en qué religión, en qué paísen, en qué familia. Por lo cual quizá lo más coherente sería que podamos elegir, siquiera, el momento de nuestra muerte. Think about it!

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP