lunes, agosto 02, 2004

Vida con dignidad

La Constitución Política del Perú (país tercermundista desde el cual se escriben estas líneas) consagra el derecho a la vida de la persona y del no nacido y condena cualquier agresión contra esta. Sin embargo, existen ciertas resistencias a hablar sobre la vida con dignidad, debido, quiza a que resulta dificil definir qué es "dignidad". Ya que ni los parlamentarios ni los abogados (con el perdón de mi señor padre y de mis amig@s abogados), consultamos a la Real Academia, sin embargo, recorriendo los sucesivos significados de sus definiciones, es dificil llegar a algún puerto lejano de cualquier subjetividad.

Si queremos plantear la eutanasia como una salida, debemos ir por partes. En primer lugar debemos considerar que nuestra legislación trae consigo una tradición que data desde mucho tiempo atrás. Desde estos tiempos, el concepto de la calidad de vida ha variado, así como el ser humano ha evolucionado social, mental y biológicamente. Los más altos estándares de vida de hace 100 o 200 años podría parecer humillante a muchas personas. De otro lado, en años anteriores las personas morían más jóvenes y no debían enfrentar el deterioro del cuerpo y la mente ni se hallaban expuestos a enfermedades neurológicas ni degenerativas como tampoco al abandono del Estado y la sociedad (familia incluida).

En segundo lugar, debemos preguntarnos por qué si la eutanasia es tan condenable como un homicidio cualquiera. La diferencia es simple, se da la muerte a una persona que sufre por la ausencia de dignidad en su vida en lo referente a las facultades mínimas de una persona: vivir sin dolor físico, valerse por sí mismo, capacidad de movimiento y discernimiento, etc.

Entonces, también sería aplicable a personas con cretinismo, síndrome dawn, etc. Etimológicamente, eutanasia significa "morir bien", del griego eu (bien) y tanatos (muerte). Si bien este es un tema aparte, debemos mencionar que a diferencia de estos casos, quienes sufren de estos males, las victimas de enfermedades incurables y/o degenerativas, han estadoa costumbrados a un estilo de vida al cual jamás podrán regresar. Huntington, Alzheimer y Parkinson, son enfermedades neurológicas incurables. Estos son algunos de los puntos que quizá debemos tener en cuenta (hay muchos más, pero no puedo seguir escribiendo).

Personalmente no me gustaría sufrir alguna enfermedad de ese tipo, y si sucediera, les pido, suplico e imploro, si cabe algo de humanidad en sus corazones, desconectenme de los aparatos. Como se diría en lenguaje MTV, pónganme unplugged.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP