viernes, agosto 26, 2005

No quiero más fútbol

A diferencia de las mujeres, los hombres tenemos grandes dificultades para congeniar e iniciar una conversación con otro desconocido. Conversar de política puede ser buen plan, siempre y cuando ambas personas compartan la misma tendencia, caso contrario puede acarrear resultados fatales. Hablar de mujeres es demasiado íntimo para conversarlo con un desconocido. El tema de los hijos es demasiado femenino para dar una buena impresión. Ropa… no. Los hombres bien machos no se preocupan por la ropa. Es por ello que el recurso más fácil e infalible es hablar de fútbol. Puedes contar tus hazañas con la pelota, afianzar tu virilidad, acordar una pichanguita para el fin de semana y es lo único en lo que los hombres nos permitimos ser apasionados con otros hombres. Pero, vamos, de qué hablamos cuando hablamos de fútbol. Especialmente en un país como este donde, de acuerdo al dueño de una pizzería, lo más cercano que tenemos a David Beckham es Chiquito Flores. Donde el único contacto que tienen algunos deportistas con la victoria es cuando visitan las calles de la Rica Vicky*, no por el gramado del estadio aliancista, sino por unos gramos de polvo blanco. Donde los chimpunes son dejados de lado por una chela helada. Donde la pelota ya no es la veddette que recorre curvas rumbo al gol y, en cambio, se recorre las curvas de alguna vedette de moda. Donde siempre somos últimos: últimos en la tabla o la última vocal. Donde la relación de lo sueldos es inversamente proporcional a los goles y la camiseta. Donde miramos nuestros recuerdos como un anciano desdentado, con arrugas y amargura que mira las viejas fotos de su juventud. Por eso, no me hablen de fútbol. Más de una vez ha ocurrido que, al hallarme solo con un desconocido, éste intentó romper mis atentas miradas a las musarañas hablándome del partido del día, o las condiciones del estadio en las que se juega un equipo. El fútbol me aburre, no me gusta, no lo juego, no me atrae. Por último, háblenme del clima. Ahí si hay acción.
.
.
* Rica Vicky: Llámase así al distrito limeño de La Victoria conocido tanto por ser cuna del club Alianza Lima, como por sus peligrosas calles, extraños humos y polvos de todo tipo.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP