martes, septiembre 06, 2005

Evocaciones*

"Qué triste......................
triste......................
triste estás, niñita,
en tu jardín.
A medio paso de tu amor
ayer perdí la fe"
A medio paso de tu amor, Fito Páez

Alguna vez le dije que la quería. Creo que fue hace más de cinco años y cuando lo noto me siento cronológicamente viejo y conceptualmente imbécil. A veces me pregunto qué habría pasado. Me pregunto si seríamos tan amigos como lo somos ahora. Algunos fines de semana me provoca llamarla para pasar la tarde juntos. Otras veces quisiera que me embadurne los labios con su rouge y que al instante siguiente todo siga como siempre. No nos mintamos, a veces siento celos, pero no unos celos comunes y baratos, sino los de un papá que quiere a su hija sólo para sí. A veces quisiera invitarle un café para conversar, pero sé que no resistiría (sé que no) verla revisando el reloj cada minuto. Pocas veces hemos conversado de lo que sentimos, no uno respecto al otro (que, a estas alturas, carece de todo sentido), sino simplemente lo que sentimos. ¿Me quiere? No lo sé. Quizá no tanto como ella cree. Quizá no tanto como yo quisiera. Quizás no quiero que me quiera tanto.
.
.
* Disculpen estas reflexiones tan personales, poco trascendentes, de nula carga social, pseudo poéticas y cuasi bolerísticas, pero el suscrito también tiene molleja y harto moco. Se ruega que si algún(a) visitante se siente aludido(a), sepa disculpar a este escriba (que no es de Balaguer), pero resulta que esta mañana no tuvo uno de sus mejores despertares y olvidó su dosis de litio, lexotán, sertralina y rivotril.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP