viernes, septiembre 23, 2005

Volverá la maldita primavera

“Si tú eres joven aún,
mañana viejo serás”.
Chespirito.
Alguna vez se han preguntado por qué existe el Día de la Primavera. Es decir, por qué no hay Día del Otoño o del Invierno. No. Pero sí Día de la Primavera que, si lo pensamos bien, es el inicio de la peor temporada del año, ya que la temperatura comienza a subir hasta límites poco deseados y quizá antiestéticos. Luego de la primavera, el verano. El sudor es un compañero diario y provoca no vestirnos de nada que no sea nuestra piel. La ropa ligera deja a la vista todas las imperfecciones corporales. Y, personalmente, no tengo ropa veraniega con la que me sienta cómodo.
No olvidemos que además del Día de la Primavera, el 23 de septiembre de cada año, se celebra el Día de la Juventud. La analogía es simple. En la primavera las plantas florecen, el sol ilumina (demasiado, quizá para mi gusto) y el cielo se muestra menos gris que de costumbre. Durante la juventud, se supone, los seres humanos están en la plenitud de su ser. O sea, la primavera es mejor que el invierno y ser joven es mejor que ser viejo. Una analogía algo arbitraria, por no utilizar otros términos. Sería más razonable instaurar el Día de las Cuatro Estaciones en un día neutro, quizá la fecha del nacimiento de Vivaldi. Pero bueno, imposible luchar contra es establishment (¿no es increíble lo estúpidamente intelectual que suena uno cuando introduce esa palabra en una conversación cualquiera?).
Si de algo me sirve el Día de la Primavera es para no olvidar, como suele sucederme siempre, el cumpleaños de mi tía Cecilia.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP