lunes, octubre 24, 2005

Ensayos nasales

(…) todo hombre,
mientras sea poseedor de una nariz suficientemente notable,
puede, si se deja llevar por ella,
alcanzar la dignidad de un hombre superior

Edgar Allan Poe


Mi nariz es mi única herencia familiar. De chico, era chica y de grande fue más grande todavía. No lo suficiente, sin embargo, como para ser pintoresca, ni lo suficientemente pequeña como para pasar desapercibida. Algunos me han recomendado que la patente, que en pocos años, respingadas modelos y circunspectos caballeros acudirán a los más cotizados cirujanos a transformar su perfil. Sin embargo, no me he convencido del todo. Hasta que ello suceda, (que siendo francos, puedo haber perdido la lozanía y esbeltez de mi juventud) ¿por qué mi prima Maripili es la única que sale en los spots de la tele? Yo también quiero mis 15 minutos.
He decidido, por tanto, redactar una carta y dirigirla a algunos notables profesionales del bisturí de nuestra Lima. Atención Morillas, Otto Cedrón… Astocóndor, por último. (¿Podrá Max Álvarez operar en Lurigancho?).

Estimado doctor (Llenar el nombre aquí):
Este es un drama de la vida real. Soy un joven profesional, aficionado esteta, amago de periodista, toda una promesa de las letras nacionales condenado a cargar con el alto peso de una excesiva nariz. Guiado por los cánones griegos, me dirijo a Usted (así, con mayúscula) para solicitarle, sírvase deslizar su fino pulso, golpear suavemente su escalpelo por esa protuberancia, esa giba, esa excrecencia, ese apéndice facial.
A cambio, usted puede utilizar mi imagen para promocionar su centro de estética, ya sea como imagen corporativa, niño símbolo o mascota. Sin mencionar los réditos que puede otorgarle la exposición, venta y/o comercialización de los derechos de las fotos del antes y el después. Quién sabe, hasta se pueda hacer un reportaje al respecto, escribir una novela que Usted podría titular “Yo fabriqué a la promesa de las letras nacionales” y hasta quizá una película. Claro que el suscrito puede atribuir que nunca supo o no era parte del trato para elevar la cobertura mediática.
Quirúrgicamente suyo,
(Mi nombre aquí)

Bueno, ya que mi próxima reforma nasal es casi una realidad y para no rezagarnos en esta época de reality shows y demás. Les dejo a ustedes, queridos lectores, la elección de mi nueva nariz.


1 ................................................2

...
3............................................4

Voten.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP