miércoles, octubre 05, 2005

Escarabajo verde

Era noche. Salí de la casa de la abuela con un gorro de lana con un ridículo pompón. Media cuadra más allá estaba el escarabajo verde.
Era una mañana y mi cuerpo atravesaba el frío de aquella mañana. En la avenida Grau esperaba el escarabajo verde.
El escarabajo verde paseaba por las calles del Agustino y Barrios Altos, llegaba a San Isidro y nos llevaba a la playa. Tengo noticias que indican que llegó hasta las alturas del Rincón de los Muertos y regresó a las orillas del Río Hablador. A gran velocidad, recorría la Vía Expresa.
No tengo idea de cómo llegó. Desde que nací lo vi allí. Sus amplitudes albergaban nuestros infantiles juegos. Era nuestro escondite, nuestro barril del Chavo. Parecía inmortal. Un día desapareció, como desaparecieron nuestros pasos infantiles, nuestras manitos deslizándose por sus asientos negros. Nunca más pude subir, ajustarme su viejo cinturón de seguridad. Ya estábamos algo viejos para jugar a lanzar retazos de papel por su ventana.

1 secretos:

rodrigo jueves, octubre 06, 2005 10:13:00 a.m.  

hago memoria y puedo ver a dos pequeños jugando a los escondites en su cajón posterior, pasando bajo los puentes de la vía expresa jugando al "día y noche"... tantas cosas, tan lejanas.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP