viernes, noviembre 18, 2005

Cómo salvé el día

Cuando toda esperanza parecía perdida, sucedió lo inesperado. Acudía una ceremonia donde estaba Carlos Mesa, el ex presidente boliviano a quien había acosado telefónicamente el día entero infructuosamente. La misión era abordarlo y acordar una entrevista para el día siguiente, o sea, hoy. Luego de varios minutos de hacerle la guardia sin probar bocado, puesto que no quería sonreírle a Mesa y que este viera un pedazo de apio en mis dientes, ni beber una sola gota de agua, sería mala idea tener que ir al baño en algún momento, interrumpí su conversación con Salomón Lerner. Mesa me dijo que no podía darme la entrevista al día siguiente, a cambio me ofreció dármela en el acto, ipso facto, sobre el pucho. Felizmente tomé la precaución de llevar mi grabadora, presioné el rec y hablé con el ex presidente. Este Mesa merece aplauso.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP