martes, noviembre 29, 2005

Lesiones

Ayer tuve un día extraño. Primero tuve la oportunidad de ver cómo cae el agua de la ducha, desde un lugar preferencial en el suelo del baño. Agradecí que lo único que no me había golpeado fuera la cabeza. Cuando en la noche chocaron al auto en el que me transportaba por la Costa Verde, se completó mi anatomía adolorida. Sólo faltaba que desde el cielo me cayera un yunque. Hoy quise escribir algo creativo sobre un par de temas que tengo en mente, pero no se me ocurrió nada. Así que lo que haré en las próximas horas, será seguir trabajando, tomar mis aspirinas y evitar encontrarme nuevamente en el piso de mi ducha.

Moraleja: cuando creas que un día comienza mal, no te preocupes, puede terminar peor.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP