lunes, noviembre 14, 2005

Mami, cóseme los pantalones

No soy de los que se hacen paltas al momento de elegir la ropa que visto, salvo cuando debo verme formal. El sábado pasado, luego de superar la aterradora idea de tener que ir a trabajar, emprendí mi diaria labor de aseo y acicalamiento. Inicialmente pensé en salir con E a ver una obra de teatro por la noche, pero el día anterior me quitó toda esperanza. No tenía ánimos de escoger ropa, así que cogí mis jeans más viejos. Pasado el mediodía recibo un mensaje de E para salir en la tardecita. Camino a su casa recordé que entre los múltiples achaques de mis pantalones se haya un agujero debajo de mi bolsillo posterior derecho que, en mi caso, no ayudaba a causar ninguna buena impresión sobre mi anatomía. No sé si en las tres o cuatro horas que anduvimos juntos, ella lo habrá notado.

Moraleja: Cuando piensas que algo bueno puede pasar, es probable que no sea tan bueno. Debo encontrar un parche con urgencia o trabajar más mis glúteos.

Por lo pronto, ya aproveche las ofertahorros y me compre un pantalón nuevo... por si las moscas.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP