martes, diciembre 27, 2005

Ni hablar del peluquín

No sé si por la proximidad del año nuevo o por el aburrimiento en el que me ha encerrado el estar lejos de la oficina, ayer desperté con ganas de cortarme el pelo. Me encerré en mi baño con una tijera, un par de peines y mi máquina de afeitar eléctrica.
Pasé mi mano por mi cabeza y comencé a cortar los excesos de cabello. Al completar toda la cabeza, me miré. Estaba bien, pero se parece demasiado a mi corte habitual. Encendí la máquina eléctrica y, acompañada de un peine, comencé a pasarla por las partes laterales de mi cabecita. No era tan fácil como parecía, pero el resultado era aceptable. Un pensamiento aterrador cruzó mi mente: "¿Cómo hago con la nuca?" Corrí a mi cuarto en busca de mi espejo de mano para luego usar una frase del padre Maritín: "HORRRRROOOORRRRRRRRRR". Para dar mayores luces sobre mi corte de pelo, diré que parecía piraña del Parque Universitario que acaba de salir de peluquería de la avenida Abancay, esas en la que por dos soles te cortan el pelo con runrún. Solo faltaba que me ponga aquel arete del que cuelga una crucecita plateada.
Por mi mente cruzaron pensamientos como "No puede ser. Ya no me van a dejar entrar a Aura ni a la Tiendita Blanca", "Qué me va a decir Brunito (Pinasco, se entiende)" o "Me van a chotear de todos los castings a los que me presente". Intenté arreglar mi caos capilar cortando, a tientas, el pelo de mi nuca. Sin embargo, el problema se hacía mayor.
Tomé entonces una resolución: Acudiré a un especialista antes que deba raparme, aunque tenga que tragarme el roche de decir que intenté cortármelo yo mismo.
Caminé media cuadra hasta darme cuenta de que había una peluquería cerca de mi casa. Por una módica suma, una amable señora de gruesa voz emparejó mi cabello. Como único consuelo me dijo que mi pelo crecería en una semana.
Si bien ya no me veo como Pedro el escamoso, parezco galán de "Te voy a enseñar a querer". Nunca pensé que diría esto, pero Martha Chávez tiene razón: Hay gente que se autotortura.

6 secretos:

Anónimo,  lunes, diciembre 26, 2005 7:35:00 p.m.  

hahaha ya ves eso te pasa por querer hacerla de estilista ..( marco antonio ?? horror hahaha )

Bueno y el parecido si ..alguito te queda bien el nuevo corte

ciao

Zare

Laura Hammer martes, diciembre 27, 2005 10:48:00 a.m.  

oe...ta q estas bien feo, ¿¿¿porque todos los hombres que escriben algo decente parecen pirañitas rehabilitados???
en todo caso, para la prox mi hermana es experta en peluqueria canina...no te va a cobrar.

Marco´s wife,  martes, diciembre 27, 2005 11:54:00 a.m.  

Jajajajjajajajajajajaajj
esto ha sido demasiado.. como siempre tus vivencias me hacen olvidar mis desgracias jajajajaj
que cachosa me estoy volviendo, muchos años viviendo con Marco me están haciendo efecto.

Mensaje para laurahammer: Mi novio no parece pirañita y escribe bien... claro q no es escultural tampoco jejeje

diego martes, diciembre 27, 2005 1:48:00 p.m.  

¿Eso fue un elogio o un agravio?
Querida Laurahammer, con mucha pena, debo comunicarte que aún no me he rehabilitado.

Mami Brujita martes, diciembre 27, 2005 5:25:00 p.m.  

Buiiina. Como estilista eres buen periodista....
Feliz año!!

Laura Hammer jueves, diciembre 29, 2005 3:49:00 p.m.  

Bonitos lentes....de tu cara no hablo, pero bonitos lentes

Ah! no seas misio y comprate un Famicort!!!!

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP