lunes, febrero 06, 2006

Vil metal

¿Qué harías con diez millones de soles? Casi tres millones de dólares. Esa pregunta golpeaba mi cabeza con la misma frecuencia con que retumba en nuestra casa la gota nocturna de un grifo mal cerrado. Guardar la plata fue mi primera idea. Invertirla fue la segunda. Es decir, invertir parte de ella, solucionar unos problemas inmediatos con una pequeña parte y ahorrar el resto.

Las inversiones serían las más seguras: comprarme un departamento, de repente una casa para el futuro que alquilaría mientras el futuro llega. De repente pagar, de una vez por todas, el crédito hipotecario de mis papás. Con el tiempo quizá vería la posibilidad de invertir en la Bolsa o meter mi plata en un banco extranjero.
Comprarme un carro para dejar de padecer las inclemencias del transporte público o el capricho de los taxistas. Mientras tanto seguir trabajando y vivir de mi sueldo y una pequeña gratificación que me otorgaría mi fortuna o mis rentas. Otra opción sería dejar el trabajo e ingresar a esa maestría que me muero por iniciar sin preocuparme por mi manutención o por no tener plata para salir un viernes por la noche.

Pero de pronto una preocupación atravesó, como una nube negra, mi pensamiento: si la abundancia de lo antes carente me obnubilara por completo. Traté de pensar en casos similares en mi propia vida que me anticipe lo que podría pasar. Prospectiva que le llaman. Recordé entonces cuando era un infeliz cachimbo que hacía malabares con la asignación mensual de 50 nuevos soles que le daba su mamá. Con esa plata comía, fotocopiaba separatas y, durante un breve tiempo, pude subsistir con una enamorada a cuestas. La propina materna llegó a alcanzar los 90 nuevos soles y si bien tenía un ascético modus vivendi, no la pasaba mal. Luego conseguí algunos trabajos y los ingresos subieron. Si bien la plata nunca es suficiente, por lo menos ahora logro ahorrar, pagar cuentas, tomarme un café con compañía o en soledad y comprarme algunos artefactos. De otro lado, no he contraído ese malhadado vicio de los bienes suntuarios. Es decir, hasta ahora no me he comprado un Rolex ni pienso hacerlo y sigo usando los viejos pantalones de siempre.

En resumidas cuentas estamos hablando de: invertir en bienes raíces y adquirir mi troncomóvil de segunda. También mi maestría y clases de francés paralelas. Pido poco. No necesito más. Sólo me falta un amor para que mi felicidad sea completa. Mentira. También me falta el dinero para convertir en realidad mis aspiraciones.

Fue entonces, en la puerta de Wong de San Miguel, cuando tuve una de las grandes revelaciones de mi vida. Cuando compras una lotería, no compras una lotería, persigues un sueño. Aquel golpeteo sólo pudo ser acallado cuando, con mi Tinka en la mano, me di cuenta que aquellos diez millones nunca estarían en mi poder. Por lo menos no con la combinación de números que había escogido.

3 secretos:

Mami Brujita lunes, febrero 06, 2006 11:32:00 p.m.  

No pido 3 millones de dolares. Es demasiado. Me conformaria con 100 mil dolares (o hasta 50,000). Con eso pago mi depa (cuyo credito hipotecario es mi dolor de cabeza), me compro dos autos (vendo la chatarrita que ya pronto dejara de subsistir) y me voy de viaje un mes a Europa con mi esposo (y dentro de poco mi hijo). Luego de eso puedo seguir trabjando como siempre y ganar como siempre sin preocuparme de otras cosas. Claro que si ganara los 3 millones haria eso que te digo y mas, como comprarme unas dos o tres propiedades, alquilarlas o remodelarlas y venderlas; le pagaria a mi hna el terrenito que esta pagando para que de una vez construya su casita, le ayudaria a mi hno a poner un negocio propio, y a mi otro hermano quizas le compraria otro carro o le arreglaria el que tiene. A mis padres? Los mandaria de viaje a donde quisieran, pagaria las deudas que aun tengan, y les compraria una casita en el campo o en la playa, le pondria chofer a mi madre para que la lleve a donde quiera. Y le compraria a mi papa las acciones de la clinica.
Lastima que ni siquiera compre la Tinka y este hablando de todas esas cosas...

Laura Hammer martes, febrero 07, 2006 12:10:00 p.m.  

sabes que el otro dia, me detuve a pensar en lo mismo...el dinero, pienso que el dinero no solucionaria ningun problema mio, solo los agravaria. Este ultimo mes, me han robado mi reloj, camara digital, regalos de navidad y ayer me entere que mi inversion en una cabina de internet tambien habia sido mermada por los ladrones. Caminar con dinero en el bolsillo es nocivo para la salud y no soluciona nada. No me dara un puesto en un hospital ni un premio nobel en medicina ( menos en literatura) no mejorara mi tecnica de pintar, ni mis relaciones sociales, puesto que me conocere con muchos losers que hablan raro; tampoco mejorara mi fisico, puesto que aunque me haga una lipoescultura tendria que pasar el resto de mi vida ejercitandome para parecerme a Madona a los 40.

Sabes en lo q te puede beneficiar el dinero? En iniciar el viaje soñado alrededor del mundo, solo a ese pequeño gran proyecto no le he visto peros...Y estudiar frances? Mon Dieu! no es cosa de dinero, solo de tiempo...Y el maldito dinero puede comprarte tiempo... Pues no!
Salut.

Chinasky00 miércoles, febrero 08, 2006 1:11:00 a.m.  

El que la sigue la consigue! Andrea ya tiene resultados.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP