miércoles, marzo 08, 2006

Mujer mundial

Lo importante es que nunca pude hacerte sentir mal
A. Calamaro

No recuerdo haber leído alguna otra teoría sobre el origen de la mujer que la que se describe en la Biblia. Él estaba solo y de pronto, de una costilla, apareció ella. A ella no se le ocurrió mejor idea que comer una manzana. Lo cual demuestra que desde el principio de los tiempos, las mujeres nos hacen hacer cosas extrañas. Qué cosa más extraña que nacer, por ejemplo. Otras me criaron, otra me ayudó a permanecer en la universidad. Algunas también han sido culpables de la metamorfósos desde mi estado mutante a mi conversión en un ser cada vez menos gelatinoso. Me han hecho morir y también que mi corazón vuelva a recuperar sus 36 (y a veces más) grados Celsius.
Por todo ello, por el brillo de tu mirada, por la fragancia de tu pelo, por el sonido de tu voz y tu sonrisa, gracias totales.

Este post está dedicado a aquella mujer que me hace sentir tantas cosas. Si estás leyendo esto, sabrás que eres tú. Si no lo lees, nunca lo sabrás.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP