miércoles, abril 05, 2006

El famoso señor A.

Hace una semana me quedé extrañado cuando dos personas en distintos momentos y circunstancias me dijeron “Ah, tú eres el famoso Diego Avendaño”. Si acaso eso no era extraño, ayer hice mi primer viaje a la dimensión desconocida.
Acudía a una de mis citas bimensuales con mi amigo el dentista, cuando veo que en mi celular había una llamada perdida. El número me pareció extraño, puesto que comenzaba con siete. Presioné el botón verde para devolver la llamada y escuché una voz familiar diciéndome:

Ella: Qué hace mi hijo pechocho en el libro de matemática.

Con la impresión de estar formando parte de una conversación que había iniciado algunos minutos antes, sólo atiné a responder:

Yo: Hola tía, ¿cómo estás?
Ella: Sobrino, te acabo de ver en el libro de tu prima.
Yo: Ah, ¿si?

Recordé en ese instante que un par de años atrás mi amiga Laura había trabajado vendiendo fotos a una conocida editorial. En algunas ocasiones la encontraba y me pedía que me ponga el algún lugar para tomar el tipo de foto que le habían solicitado. De ahí que las fotos hayan ido a parar a los textos escolares de mi prima.
Por lo pronto, mi tía me ha invitado a su casa este viernes, supongo que para una firma de autógrafos con las fans escolares que, supongo, terminará tempranito nomás para que las chicas lleguen a su casa a ver los programas de Cartoon Network.
Laura, por su parte, me ha dicho que por los próximos años formaré parte de las fantasías de centenares de pre teenagers. Pero fantasía nomás. No quiero salir en el noticiario del 2 como el Monstruo Editorial que captaba menores a través de un libro de matemática.

4 secretos:

el conde nado miércoles, abril 05, 2006 1:35:00 p.m.  

con el único afán de colaborar con la causa, sugiero algunos detalles a tomar en cuenta el viernes:

wan: como toda superestrella que se respete, es menester que contrates una limusina (y no el tico amarillo en el que pensabas ir)que te deje en la puerta de la casa de tu tia. mejor entrada ni la del chapulín colorado.

tu: preciso es proveerte de un traje de luces, camiseta de basketball, un par de relojes de oro (o de cualquier material que brille, da lo mismo) y alhajas que deben hacer juego con tus aretes estratégicamente ubicados en oreja izquierda, nariz y lengua.

trío: imprescindibles también son los acompañantes: el chofer (correctamente uniformado),los guardaespaldas (a quienes debes previamente adiestrar enseñándoles a formular una o dos frases seguidas y lógicas)y, como debe ser, dos vedettes (la rubia a la derecha y la morocha a la izquierda).

cuatro: una vez dentro de la casa, es recomendable mantener esa distancia que hace inalcanzables a los famosos. tú eres uno de ellos, recuérdalo. nada de abracitos y apapachos.

cinco: no está demás recordarte que si ves alguna primita de notorio potencial, y en gratitud a mi asesoramiento, la saludes de mi parte y como corresponde.

La fotografa,  miércoles, abril 05, 2006 3:00:00 p.m.  

Yoooooooooo lo descubriiiiiiiiii jajaaja

Laura Hammer miércoles, abril 05, 2006 7:59:00 p.m.  

jaja..No sabia que funcionaba asi el mundo de los libros impresos.

nesiko miércoles, abril 05, 2006 8:54:00 p.m.  

jaja muy bueno la ultima parte ... ,

me das un autografo?

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP