miércoles, junio 14, 2006

La noche del 10

Tras llegar a mi casa la noche del 10, bebí algunos chilcanos, minutos después de lo cual experimenté cierta embriaguez y la inherente melancolía. Corrí a la cocina y me apoyé en la enorme ventana mientras fumaba un cigarro. Jugueteé con el teléfono y recordé que aquel aparato en mis manos alcoholizadas pueden ser más peligroso que un arma en mi sien. Desbloqueaba el teclado y lo volvía a bloquear. Simulaba escribir un mensaje o buscaba un número telefónico al cual llamar, pero a quién. Mis dedos entendían que aquello era un juego cuando mis ojos les indicaban que no había ningún número adecuado. En realidad tenía uno en mente, pero no quería ser tildado de borracho patético, de chico abolerado, de demasiado cursi. Preferí pensar que simplemente no había nadie.

3 secretos:

Chinasky00 miércoles, junio 14, 2006 12:18:00 p.m.  

Cuantos ratos en común...
Me trajo melanconlía tu post, voy a ver si me preparo uno, ya me dieron ganas de un chilcanito con su limón flotando.

Marea miércoles, junio 14, 2006 1:50:00 p.m.  

Hiciste bien en no llamar, el yo te estimo es muy peligroso a veces.

CARLOS jueves, junio 15, 2006 5:46:00 a.m.  

QUE BUENO QUE NO DISPARASTE.AHORA PUEDES LLAMAR MIL VECES MAS.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP