miércoles, julio 05, 2006

Indecisión

Siempre he sido indeciso. Desde niño, mis tías odiaban salir a comprarme ropa, especialmente zapatos, puesto que sabían que la búsqueda se iniciaría al alba y terminaría al ponerse el sol. Pero si a mi indecisión se suma mi nueva faceta de comprador compulsivo el resultado puede ser fatal. Luego de buscar zapatillas infructuosamente en las tiendas por departamentos (por no decir Saga o Ripley para no hacerles publicidad gratuita en este blog de lectura masiva), ayer fui a Polvos Azules. Tenía puestas mis zapatillas de lona roja, que son muy cool y todo, pero que no son muy cómodas para caminar. En fin.

Cuando decidí comprarme zapatillas la meta era:

- un par de zapatillas negras
- planta con cocada decente
- que sean negras
- que sean medianamente baratas
- que no tenga ningún otro color
- que sean negras

Intenté buscar un modelo similar, pero a mejor precio, a unas zapatillas de las que me enamoré a primera vista en el aparador de una tienda. Cuando encontraba unas zapatillas totalmente negras, se me ocurría buscar unas más bonitas. Encontraba pares que se parecían a las que había visto, pero me desanimaban los precios altos y los precios bajos me despertaban sospecha. Me probé algunos, y prometía volver. Pero aquí entre nos, les cuento un secreto: mi sentido de la orientación es tan desastroso que no puedo regresar deliberadamente a un lugar conocido. (esto será motivo de otro post). Finalmente salí sin ningún par entre manos y con dolor de pies, camino a casa. Prefiero pensar que más que indeciso, soy difícil de satisfacer. Aunque quizás no. ¿O sí?

Post scriptum. El título de este post fue cambiado varias veces luego de ser publicado.

3 secretos:

Anónimo,  miércoles, julio 05, 2006 12:24:00 p.m.  

vaya, y yo pense que eso solo le pasaba a las mujeres (llamese hermanas, madres, novias, esposas, etc). En fin... suerte la proxima, a lo mejor solo debes mirarlas, probartelas y no pensar, total son solo un par de zapatillas, ....o no?
Nam

Laura Hammer miércoles, julio 05, 2006 12:27:00 p.m.  

Yo soy indecisa, mi viejo me llama abúlica. Mi familia me odia y no sale a comprara conmigo ropa.
Hasta que un día descubrí que no lo era...En ´Perú no hay variedad! Yo medinamente aceptable te cuesta como si fueras de la Monarquía.

No eres tu Diego, es el mundo.

Jersson jueves, julio 06, 2006 1:33:00 a.m.  

jaja, si si, es el mundo

oye, bueno el post despidiendote de la blogosfera...(me da flojera comentar dos veces, asi que aca nomas aprovecho)
chau..

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP