jueves, agosto 10, 2006

La puerta de la felicidad

Siempre quise pasar por una de esas puertas giratorias. Esas que se ven en las series gringas o como en la que se pierde el Chavo del Ocho en sus vacaciones en Acapulco. La mañana de ayer fui al Country Club para una entrevista con una actriz cubana. Luego de mi perdida inicial propia de niño proletario, di con el lugar. Había pasado infinidad de veces por allí, pero mi sentido de la ubicación siempre me juega malas pasadas. Subí la escalinata y mi vista fue alcanzando a aquella puerta giratoria amplia y brillante. Tras encontrarme a nivel, di unos pasos cuando una puerta lateral y de vidrio fue abierta por un botones del hotel con gesto de pase usted. Maldición.
Llegué a la recepción y pregunté por mi entrevistada. No la ubicaban. La hora cubana, pensé. Me senté en el lobby frente a la puerta, resignado a no cumplir mi sueño. Saqué un libro de mi maletín para leer mientras duraba la espera. Alcé la mirada y vi a mi fotógrafa llegar vestida de color uva.

Yo: Qué cólera. Quería pasar por la puerta giratoria.
Ella: Yo también, pero el chico abrió la otra, así que no lo iba a desairar.

Simultáneamente miramos la puerta con el mismo deseo que Scrat veía la bellota gigante en la Era del Hielo 2.
Le dije que la entrevistada estaba extraviada en algún lugar del hotel. Pasaban frente a nuestros ojos, separados por los minutos, Carlos Sorín, Blanca Lewin y Alice Braga (con una botella de agua) entre otros guionistas y productores de películas. Y allí, la puerta.

De pronto, mi entrevistada llegó. Al ver la cámara de fotos hizo un gesto de que regresaba. Iba a arreglarse.
Al final de la sesión de preguntas, respuestas y flashes. Nos despedimos muy afectuosamente, aunque me quedé con las ganas de preguntarle qué pensaba de Fidel y decirle que yo deseaba ir a la isla. Así mi entrevistada desapareció entre la iluminación amarillenta del lugar y nos quedamos sólo mi fotógrafa y yo.
Cruzábamos el lobby hacia la salida.

Ella: ¿Regresas a la oficina?
Yo: Sí.
Ella: Mira, el botones ya no está. ¿Vamos?
Yo: Vamos.

4 secretos:

Laura Zaferson jueves, agosto 10, 2006 12:04:00 p.m.  

Y que tal? Fue divertido pasar x la puerta del Country?

El dato: En la oficina central de InterBanK (esa, la del edificio inclinado de la vía expresa) hay una puerta giratoria ORGASMICA. Es enorme y nadie te importuna si te pones a jugar :)

Laura Hammer jueves, agosto 10, 2006 3:18:00 p.m.  

Avendaño y su comblejo de abejorro.

La felicidad está en cualquier parte no?

Alves Reis viernes, agosto 11, 2006 10:07:00 a.m.  

ajjaja... que divertido, otro día haces un reportaje a la puerta!!!!

rey,  viernes, agosto 11, 2006 8:55:00 p.m.  

No es por alagarte, pero que monse eres

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP