miércoles, septiembre 20, 2006

El insert

Cuando era niño y veía las cabinas de control de los aviones en las películas, me preguntaba para qué podían servir tantos botones. Lo mismo me preguntaba cuando tuve contacto con la primera computadora a la que tuve acceso.
Mi botón favorito es el Backspace. Es esa tecla tan empleada y bueninvento del hada cibernética. Aquella que marcaba la diferencia con mi primitiva Olivetti que obligaba a reescribir la hoja completa al más mínimo error. De otras teclas no sé mucho. No sé, por ejemplo, para qué tener un bloque dedicado a los números si ya había otro en línea. Aunque era medianamente útil cuando los teclados venían en inglés y había que marcar un código para tener una eñe o una a con tilde. Por qué tener 12 teclas precedidas por una F (por qué no H o Z). O por qué las teclas de la primera línea dicen QWERTY y no DIEGO (un pendejo ese Qwerty). Mi teclado actual, por ejemplo, tiene una serie de botones usados hasta la saciedad que me permiten cambiar la música que escucho sin necesidad de presionar la combinación Alt+tab. Otros, en cambio, sufren el flagelo de mi indiferencia y los he tocado con la misma frecuencia que se toca una vaca en la India para ser degustada. No lo comprendo bien, pero su presencia, por lo menos, no me incomoda. Lo que sí me jode es la bendita tecla con la palabra Insert inventada sabe dios con qué perversos fines. El Insert parece ser algo así como ese botón de autodestrucción de todas las máquinas poderosas, esa muela del juicio de la computadora, esa garantía de que las leyes de Murphy fueron descubiertas por algo, porque pase lo que pase, el Insert estará allí, junto al Backspace y encima del Suprimir. Nunca he deseado presionar el Insert, siempre lo hago por error, porque debo confesar que yo (con música incidental de “Luke, yo soy tu padre” y zoom a mis ojos) escribo sólo con dos dedos. Entonces, quiero presionar el Backspace o el Suprimir y termino presionando el Insert. Pero esto no pasa cuando estoy escribiendo un texto, sino cuando estoy editándolo. Así, me puedo encontrar en la mitad del acicalamiento verbal (como cuando el cuadro estaba seco y Leonardo decidió ponerle una sonrisa al rostro soso de la Gioconda) en el éxtasis de colocar comas, el pajazo mental de hacer concordar sujeto y predicado, el clímax de quitar una coma de más, el nirvana de cambiar un “sin embargo” por un “no obstante” y de pronto me doy cuenta de que he borrado medio texto. Y todo por esa maldita tecla que como un enemigo silencioso, cáncer de la fluidez creativa y libre pensante de todo ser letrado corroe nuestros fonemas y morfemas. El Insert es un monstruo grande y pisa fuerte.
Amigo lector, joven estudiante, secretaria romántica, señor trabajador, predicador evangélico, extremista que quieres eliminar al Papa; si estás de acuerdo conmigo, retransmite este post o el link de mi blog a 76 o más contactos para que los fabricantes de teclados, computadoras y laptops dejen de poner ese fucking botón. De lo contrario, una maldición caerá sobre ti y el Insert de tu teclado se quedará presionado per secula seculorum, se te borrarán los emoticones del Messenger y te harás famoso por un video colgado en You tube en el que bailas perreo chacalonero.

Agradecimiento especial a PdR por la inspiración para el post de hoy.

2 secretos:

PdR,  jueves, septiembre 21, 2006 10:56:00 a.m.  

A mi me gusta: Esc y los *
Pero lo que me excita es la barra espaciadora, sin ella, todo sería un ckaos.
n.

Laura Zaferson jueves, septiembre 21, 2006 10:36:00 p.m.  

el insert sirve cuando estás haciendo una traducción. Así como vas traduciendo... vas borrando.
Bueno, en realidad no se si sirva para eso... ocurre que con ese fin lo uso yo.
Por qué escribes con dos dedos avendaño? No te enseñaron mecanografía en el cole?
Qué tal lisura!

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP