lunes, septiembre 18, 2006

La del juicio

Nunca he sido sometido a ninguna operación. Salvo algún accidente propio de mataperrada infantil o alguna aventura nocturna, mi piel nunca ha sido rasgada. Por ello, para mí, algo tan simple como una extracción de muelas puede ser complicada. Dicho sea de paso, nunca en mi vida me han sacado una muela.
El sábado pasado, mi tercera molar (conocida en el mundo del hampa como la Muela del Juicio) tuvo que ser exhumada de su sepulcro alveolar, cuasi abortada, ya que murió sin nunca ver la luz.
Cita al mediodía. Llego con mi actitud súper cool, kolynos fresh, 100 % actitud al consultorio. La asistente del dentista me pregunta si estoy nervioso. “No”, respondo. No lo estoy. Espero mi turno mientras por el lugar desfilan técnicos dentales con prótesis y moldes que extraen y guardan en los bolsillos de sus casacas. Sale uno de los dentistas y me pregunta si estoy nervioso. “No”, respondo. No lo estoy. Minutos después la asistente me llama. Me siento en la silla reclinable. El otro dentista me pregunta si estoy nervioso. “No”, respondo. Porque no estoy nervioso. ¿O si?
Me asperjan una sustancia que me adormece parte de la zona que será operada. Luego me inyectan la anestesia. Siento como si mi paladar se hinchara hasta ocupar toda mi boca. Uno de los dentistas extiende una tela verde con un agujero sobre mi cara. El agujero solo deja a su vista mi cavidad oral y me impide ver las maniobras que los estomatólogos desempeñan dentro de mí. Escucho como pide bisturí, alicates y pinzas. Siento el sonido del jalón y el hilo que sella el corte. Me quitan la tela verde y el doctor me da indicaciones que no llego a entender. Solo recuerdo el 4% de mis conversaciones, por lo que solo asiento la cabeza, como si entendiera. Lo único que distingo es que me debo aplicar dos ampollas y deseo que se refiera a esas tipo Placenta Life que se ponen en la cabeza. Él me proporciona una y mando a comprar la otra. La asistente me pide que elija en qué pierna la deseo. Aunque debió decir “nalga” en lugar de pierna. “¿No podrá ponérmela en el brazo?, total vena es vena”, pienso mientras me volteo.
Aún me faltan tres muelas más, pero no es eso lo que temo. Sino las inyecciones que deben ponerme después.

8 secretos:

Anónimo,  lunes, septiembre 18, 2006 2:50:00 p.m.  

lo poquito que te queda de juicio te lo están quitando.
tus gafas
tu cepillo de dientes
tu saliva
los pelos que se te caen
tu sudor
aunque a quién le sirve la tercera molar?
(ah claro, está bajo tu almohada)
n.

Anónimo,  lunes, septiembre 18, 2006 4:08:00 p.m.  

Para todos los que quieran encontrar una pareja (sólo Lima) para fines románticos, matrimoniales, sexo casual. Busque en www.cupidollegoelamor.blogspot.com Este no es un spam, soy un navegador de blogs y busco mi media naranja asi que esta es una buena opcion. Ojala la chica que busco se apunte

Laura Zaferson lunes, septiembre 18, 2006 6:52:00 p.m.  

ves diego? todavia te queda espera nza!

diego lunes, septiembre 18, 2006 8:08:00 p.m.  

Oe compa´re (o coma´re) qué es lo que realmente quieres en la vida, porque una cosa son los fines románticos, otros los matrimoniales, y otro el sexo casual. Y si deseas encontrar tu media naranja, busca bien en el cajón de los calcetines, crea tu blog y deja de comentar en los ajenos.

Fr3xk0 martes, septiembre 19, 2006 9:35:00 a.m.  

Diego. oe ta bien bravo lo tuyo. pucha que sacarte los 4 del juicio... es necesario?? como paso? dejades tuya. ya vez. por no hacerle caso a tu mama.. y cepillarte los dientes antes de dormir...
mmmm o puro sadismo? ah?? confiesa pues..

jajaja... y por que dices que es mejor ponerte la inyeccion en el brazo? acaso es por la costumbre?? jajaja.. (ya toy alucinadote con tu cucharita y encendedor.. mismo travolta en pulp fiction) jejeje
broma porsiacaso..

diego martes, septiembre 19, 2006 10:48:00 a.m.  

De acuerdo a lo que me explicaron alguna vez, las muelas, mientras más al fondo están, menos sirven. En tiempos antiguos cuando el humano no cocinaba sus alimentos y tenía mandíbulas grandes, servía, pero ahora ya no tiene mucho sentido. (Este fue el momento Nachonal Yeografik). Mis muelas del juicio aún no han salido a la superficie, pero debo extraérmelas porque si no, podrían malograr mi linda sonrisa que mi plata me cuesta.
Y de verdad, es menos doloroso cuando te ponen las inyecciones en el brazo. No sé si les pasa a todos, pero cuando me las ponen en la nalga me duele, literalmente, un culo.

Margee martes, septiembre 19, 2006 9:03:00 p.m.  

A mi tambien me las sacaron, es verdad lo que dice Diego,

Margee

mabelagonzalez viernes, octubre 06, 2006 10:40:00 p.m.  

A mí tmabien me sacaron las muelas dejuicio, las 4 de una sola sentada,y como a ti: 4 inyecciones 2 en cada nalga.
Escribeme de tus temores a las inyecciones, yo les huyo.
Mabel (mabelagonzalez@hotmail.com)

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP