viernes, octubre 13, 2006

Sí, carajo, me corté el pelo

Con la misma facilidad con la que puede deslizarse desde la más colorinche jocosidad al cejijunto análisis político, nuestro bloguer pasa del lamento boliviano a la más biliar reflexión.


Cuando te preparas para ingresar a la universidad siempre te dicen que de nada sirve lo que te enseñaron en el colegio. A mí no me lo dijeron, porque no me preparé en ninguna academia.

***

Cuando estudiaba en el colegio, mi profesor de Química me decía que ni el frío ni el calor existen, sólo existen las temperaturas. El frío y el calor son percepciones subjetivas. Lo que olvidó decir mi profesor es que las nociones como corto o largo son también subjetivas. Es decir, que lo que a mí me puede parecer corto, a otra persona le puede parecer largo y viceversa.

***

Aburrido de mi pelo, autóctono y salvaje, me introduje en la primera peluquería que se cruzó en mi camino para darle trabajo a una pobre pero honrada estilista.

Ella: ¿Lo desea corto?
Yo:

Siempre digo corto, puesto que muchas veces, entienden que sólo quiero que me recorten las puntas. Esto genera que al poco tiempo, mi pelo esté nuevamente largo e inmanejable y, no pues, no puedo estar yendo a cada momento a la peluquería. Estamos en tiempos de austeridad. Hay que dar el ejemplo.

La siguiente imagen que tuve, frente al espejo, fue la de mi pelo a lo Antonio Banderas en Átame.

***

A veces no comprendo a la gente. Cuando tiene cosas a la vista no las nota y cuando algo se muestra obvio parece no darse cuenta de nada.
Qué se supone que debo responder cuando alguien me dice “Te has cortado el pelo”. Debo decir “¿Oh, de verdad?”, “Gracias por avisarme, no me había dado cuenta”.
Sí, me he cortado el pelo. Lo sé. Fui yo quien se metió a aquel lugar con puerta de vidrio y espejos en las tres paredes restantes, cual telo medianamente respetable. Fui yo quien se negó a leer ediciones pasadas de Cosas, quien vio mechones de pelo caer ante sus ojos (y a sus ojos) y quien sacó las monedas necesarias para pagar el servicio. Ergo, sé que me he cortado el pelo. No me lo tienen que decir, como quien advierte “se te cae un moco” o “tienes una hoja de huacatay en el diente”. Sé que me he cortado el pelo. ¿Estamos? Que haya quedado conforme o no, es otra cosa. No es mi culpa que mi profe de Química, o por lo menos el de Educación Familiar, no me haya enseñado qué diablos decir para que me corten el pelo como quiero.

6 secretos:

alfredo viernes, octubre 13, 2006 10:24:00 a.m.  

bueno, eso se aplica a todo...

"estas con polo nuevo?"

"te compraste un carro?"

"estas mas flaco"

"estas mas gordo"

yo definitivamente estoy mas gordo

Miss Jones viernes, octubre 13, 2006 11:29:00 a.m.  

(haciendo apología a lo obvio): está bien chiquito

Psiquiatra Peruana viernes, octubre 13, 2006 1:21:00 p.m.  

Comprate una maquina rasuradora electrica en saga. Tu decides cuando y como te cortas el pelo frente a tu espejo. Te puedes hacer tu corte militar o el que se te ocurra. Austeridad. La maquina te dura anhos, tu eres libre de decidir el look.

gamma-normids viernes, octubre 13, 2006 9:09:00 p.m.  

mi experiencia: lleva una foto. "LO QUIERO ASI". Punto. Si aún asi no te hacen caso, pues cambia de peluquero/a; es burro/a

Laura Zaferson sábado, octubre 14, 2006 7:27:00 p.m.  

Que hay de malo con el corte de Antonio Banderas en "Atame"? No worries Dieguito, tu Victoria Abril debe estar volteando la esquina. :)

Tana-Fololela lunes, octubre 16, 2006 1:47:00 p.m.  

"A mi me gusta andar de pelo suelto", creo q la dichosa kncion no tiene q ver en nada con este post...en fin, creo que ese ritual de acudir a las pelukerias es mas frecuente en los varones...no? x lo menos io, dtesto las pelukerias.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP