jueves, diciembre 28, 2006

Despecho canino

Mi relación con Cahuide se está deteriorando. Cuando lo acaricio, me gruñe. Cuando me acercó, se levanta con violencia. Todo empezó la última navidad en que a mi prima Dana le regalaron un Beagle cachorro.
Desde que nos enteramos que este nuevo miembro llegaría a la familia, mi mamá y yo conjeturamos sobre las posibles reacciones de Cahuide al saber que dejaría de ser perro único. Hasta temíamos una posible agresión al cachorrito. Luego de las consultas del caso, mi mamá anunció que no habría mayor problema. Que si no forzábamos las cosas, harían buenas migas y que mi Cahui sería un buen hermano mayor, de esos que se convierten en padres adoptivos. El Beagle era un amor de perro. Es más chico que un cuy y no hacía más que dormir todo el día. La noche del 24 los mantuvimos en ambientes separados pero Cahuide sintió que yo había estado en contacto con su colega. El 25 se conocieron. Cahuide lo olfateaba con curiosidad y en plan pacífico.

En horas de la tarde, mi prima Dana se encargó de pasarme el perro como quien intenta quitarme el daño. Quería que su nueva mascota me camine por todo el cuerpo. Cahuide, por su parte, permanecía en su cama mientras sus ojos se humedecían. Al saberlo, corrí a él para darle mi apoyo moral. La escena siguiente podría agregarse al documental "Por qué atacan los animales". Cahuide saltó ladrando e intentó embestir.

El martes, su resentimiento no impidió que se tienda a dormir a pata suelta en mi cama. Entonces decidí tomar al toro por las astas, o al perro por las orejas.

Yo: Qué pasa, Cahuide, por qué te estas portando así conmigo. Yo soy tu papá. El hecho de que llegue otro perrito a la familia no significa que te deje que querer. Tú siempre vas a ser mi mascota favorita. A ver, un besito.

Cahuide se levanta, se sacude y se va.

Un padre siempre está dispuesto a perdonar. Por eso ayer me levanté temprano dispuesto a caminar bajo el sol inclemente para comprarle una nueva correa. Fui a la cocina a sacar la correa vieja, para tener una referencia. Al sentir el sonido de las partes metálicas, Cahuide se levantó. Y comenzó a caminar a mi alrededor moviendo la cola, como cuando lo voy a sacar de paseo.

Yo: No, Cahuide. No te voy a sacar. Tu correa está rota tengo que comprarte una nueva. No te voy a sacar.

Cahuide seguía corriendo alegremente. Quién me manda a tratar de razonar con mi perro.

Después de una larga caminata, llegué cansado y sediento, pero con la satisfacción del deber cumplido. Cahuide yacía en su cama, quieto.

Yo: Ya te compré tu correa nueva, bebé, y es de tu color favorito.

Cómo jugar con las expectativas, sueños e ilusiones de un pobre perro. Qué derecho tenemos para jugar con sus esperanzas de disfrutar un día distinto. Con qué corazón podemos decepcionar a quien nos recibe moviendo la cola aunque sean las cuatro de la mañana. Quién te recibe despierto todas las noches, ¿tu madre? No. Tu perro, tu mejor amigo, con quien miras la luna y olvidas esta soledad.

Yo: Está bien, Cahui. Vamos al parque.

Hemos fumado la pipa de la paz.

Por ahora.

7 secretos:

Gigi jueves, diciembre 28, 2006 9:29:00 a.m.  

Que lindo el cachorrito....
Pero el cahui siempre sera mi preferido
GO CAHUI GO!!!
...
...
....
(se nota que me hace falta una mascota no?)

Girasol jueves, diciembre 28, 2006 10:27:00 a.m.  

sin vainas Cahuide Rules !!!! no hay duda se que somos lo maximo.
Me gustaria saber mas sobre el y sobre el sobrino de Cahuide, yop tengo una prima alla en trujillo, aun no he podid olerla en fin que pases un buen año 2007.
By the way a nosotros no nos gustan los cohetes asi que cuida a cahuide ya que eso nos asusta.

laura,  jueves, diciembre 28, 2006 11:50:00 a.m.  

Que vaina que te destronen, y sobretodo siendo tan engreido.

¡Pobre mi Pisco! no creo q lo soportaria. Un día le compramos un cachorrito a mi abuelita y lo llevamos un rato a mi casa. Pisco apenas lo vio, lo olió un poco y se fue a esconder.

No quiso entablar ninguna clase de amistad.

Pregunta: Tu prima Dana vive en tu depa?? o muy cerca a tu edificio? Pobre Cahui!!!!

Por otro lado, a Pisco los cohetecillos no lo inquietan.

Laura Zaferson jueves, diciembre 28, 2006 12:37:00 p.m.  

snoopy es un beagle no? JA! nada que ver mi comment.

GUAGUAU viernes, diciembre 29, 2006 11:08:00 a.m.  

MMM HERMANO ESTE CASO ES DE ETOLOGO.....
QUE BUENO ENCONTRAR UN BLOG QUE SE REFIERA AL MUNDO DE ESTOS CANINOS.....
ABRAZO VIRTUAL

Cerdita Bipolar viernes, julio 30, 2010 10:29:00 p.m.  

No lo conozco pero ya siento que Cahi es un amor.. pero una cosa.. cómo que su color favorito?... Los perros no ven colores, solo ven en blanco y negro!

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP