domingo, diciembre 31, 2006

Para un largo camino

A veces pienso en el camino que falta por recorrer. En las piedras que habrá que esquivar, los abismos que atravesar, los perros que ladrarán, las caminatas bajo el sol, las noches por pasar frío, las cuestas que subir, los naufragios a los que sobrevivir, los corazones que conquistar, los labios que no me besarán, las personas que me decepcionarán, las ideas que defender, los amigos que perder, las verdades que decir, las mentiras que sustentar, las distancias que habrá que vencer, las camas vacías, las canciones por cantar, los muros por derribar, los trenes que me pasarán por encima.

Las palabras que buscar, las carreras que correr, la tierra que limpiar de los zapatos, los escupitajos por recibir.

Las frases por concluir, los idiomas que hablar, los amigos que no tendré, los enemigos por conseguir, los brazos que no me abrazarán, los platos sin comida y los vasos sin agua.

Los desodorantes que comprar, las personas a las que convencer, los libros que leer, las canciones que escuchar, la melancolía. La melancolía.

Los zapatos que habrá que llenar, el pánico escénico que derrotar, las llaves que encontrar, los juguetes con los que jugar, los pesos pesados de la esquina roja con los que pelear. Los mensajes que enviar, las cuentas que pagar, los personajes que interpretar, los golpes que asestar.

Las arrugas por mirar al espejo, los cabellos por ver caer. Los botones que presionar, los ascensores malogrados y las escaleras. Los viajes que emprender.

Las personas a las que decepcionar, las lágrimas que secar, las heridas que curar, la sangre que no podré donar, el dolor por tragar, la bilis y la adrenalina, la paciencia que no tendré.

Las salas de espera que ocupar, las necedades que escuchar. Los aeropuertos y las despedidas. Las puertas que cerrarán, el alcohol por ingerir y aplicar.

Los cartuchos que quemar, las monedas que ahorrar, las pastillas que tomar, las enfermedades de las que sanar.

Los curriculums que repartir, los archivos que grabar, los "no" por recibir, los personajes por entrevistar, los sábados por permanecer en casa, las resacas que superar, las muertes que llorar. Los Años Nuevos en soledad y las Navidades. Y las Navidades.

Las sonrisas por fingir, las películas repetidas por ver, las ilusiones que asesinar, las ocasiones en que deberé recoger uno a uno los pedazos de mi corazón para volverlos a unir, las veces que me quedan por resucitar. Y los escritos sin un buen final.

 

2 secretos:

REO,  viernes, enero 12, 2007 2:19:00 a.m.  

ME JODISTE EL AVANCE CASI FINAL DE MI TESIS, LEER ALGO ASI, PUCHA... CIERRO LA ME VOY A DORMIR, MAESTRO.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP