lunes, febrero 05, 2007

Por teléfono, no

Cuando era niño, tener teléfono era todo un privilegio. Desde que hacías el debido trámite en la Compañía Peruana de Teléfonos había que esperar días, semanas, meses, años y hasta décadas para que finalmente toque tu puerta, el timbre y la ventana también, el obrero de la CPT. Si te mudaste, piña. A esperar otra década.En casa no teníamos, pero en casa de mis abuelos, sí. Al escuchar el sonoro RING corría a contestar. Sabía que no era para mí, pero pensaba en el momento en que tendría amigos que preguntarían por mí.

***

Hablar por teléfono era más fácil que hacerlo en persona. Cuántas veces hubiera querido comunicarles a mis papás mis malas notas por vía telefónica, o mandarme a alguien por teléfono. Habría sido genial. Si colgaba, me ahorraba el roche de no saber qué hacer luego.
Cuando llegó la Telefónica todo fue más rápido. Pedías el teléfono y al día siguiente lo instalaban. Ya no tenían esos molestos discos que había que girar con cuidado, sino botones que, al presionarlos, soltaban modernos tonos. Cada vez más gente tenía uno y los amigos llamaban por disfrutar de la novedad. Hablaba horas de horas, o mejor dicho, intentaba hablar. Luego de los primeros cinco minutos no sabía qué decir. Para mi alivio, los altos precios que indicaban los recibos a fin de mes hicieron que los papás de mis amigos les limitaran el uso del aparato.

***

Prefiero el celular. Las personas son tan conscientes del alto costo de llamar a un celular que sólo habla lo necesario: en casos de urgencia, indicaciones especiales, coordinaciones. El telefonito es una necesidad. En escasas oportunidades doy el teléfono de mi casa. En primer lugar, porque hasta ahora no me lo aprendo; en segundo, porque nunca estoy en casa; en tercer lugar, nunca lo respondo (porque casi nadie me llama); y la última razón, pero no menos importante, me aterra hablar por teléfono. Soy consciente de lo que transmito con mi voz, que quizá pueda no ser lo que quiero comunicar, temo el instante del silencio, no tener la respuesta adecuada. Por favor, no me llamen.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP