lunes, septiembre 24, 2007

No me cambien el país

Cuando uno está, allí tranquilito, sentado en su computadora de la oficina o aburrido, mirando la tele, nunca pasa nada. La vida transcurre en la más bucólica y cruel de las monotonías. Pero cuando uno no llega a dormir a su casa o sale de Lima por unos días, pasa de todo. Nota, al volver, que ese cerro de arena al costado de la casa, es ya un edificio o que alguien movió los muebles de la sala. Pasa siempre. Pero esta vez pasó peor que nunca. En cuatro días que no estuve, me cambiaron el país.

Esto pasó la semana que pasó (primicia, chocherita):

1. La casa de enfrente, que era naranja-colegio-estatal, ahora es verde.
2. Brad Pizza se casó con Daysi Ontaneda.
3. La cebolla ya no es La cebolla.
4. El Chino Rata volvió. Mejor dicho, lo trajeron de vuelta. Y todos hablan de eso. Ahora ya no se llama Alberto Fujimori, sino El Extraditado Fujimori, según vi en Canal N.
5. Le dieron motivos para llorar al Ojo que llora.
6. Perú clasificó por primera vez al Grupo Mundial de la Copa Davis, pero no me importa (así que no pongo link).

Y de yapa, murió Marcel Marceau. ¿Será mucha ironía pedir un minuto de silencio?

3 secretos:

rober martes, septiembre 25, 2007 7:29:00 p.m.  

Es verdad, y nos damos cuenta que hasta bigote nos salio...,pues la verdad creo que nos estamos poniendo viejos y no reparamos lo que ocurre alrededor de nosotros, un saludo.

Laura Zaferson miércoles, septiembre 26, 2007 1:26:00 p.m.  

no importa que cambió.
lo que importa es dónde te fuiste y qué demonios me trajiste.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP