lunes, octubre 29, 2007

Las voces del silencio

¿Cuánto significa “un tiempo”? unos meses, un par de años o lo que te quede de vida. Será o no será.

Recuerdo la última vez hablamos. Te dije que lo mejor sería alejarme por un tiempo. Luego te di un largo abrazo. Tan largo que tuviste que dar el primer paso hacia atrás para soltarme, porque ya estaba atardeciendo. Te dije que no te preocuparas, que estaría bien. No hubiera querido que te enteraras de que no lo estuve. Digamos que anduve un poquito mal, pero menos de lo que te deben haber contado. Me imagino todas las versiones posibles, con palabras de más, adjetivos, superlativos, epítetos, hipérboles, metáforas, análisis, fábulas, parábolas y alguna muletilla.

¿Recuerdas aquella vez que coincidimos en la reunión de una amiga común? Yo estaba con mi novia de entonces y tú estabas sin el tuyo. Fue gracioso cuando me di cuenta de que el único sitio vacío que quedaba estaba junto a mí. Recuerdo a aquella amiga que; siempre lista, como Ardilla Scout; tuvo que ofrecerte su asiento, rápido y sin roche, para que las cosas no fueran tan incómodas. Con las justas nos saludamos. No me hablaste, yo tampoco y casi ni me miraste. Te confirmo lo que te deben haber dicho: estaba churrísimo ese día. Te lo perdiste.

Me enteré de algunas cosas que pasaron a tu alrededor en estos años y me dio pena. No te miento, también algo de impotencia. Me sentí como el fantasma de Canterville, como un cazador sin balas, como Patrick Swayze en Ghost, como Hugh Hefner sin viagra. Me habría gustado llamarte para decirte que todo estaría bien. Pero supe que lo más saludable era no hacer nada, aunque quedara como un cerdo de criadero clandestino.

No sé cómo andarás, pero quiero pensar que estás bien. Déjame creerlo. Mi gran pregunta, cuya respuesta dudo que algún día pueda obtener, es qué sientes por mí: miedo, ternura, nostalgia, odio. ¿Qué piensas? que estoy loco, que te aborrezco. No te perdonaría que creas que te guardo algún rencor. Creo que me conoces mejor que eso, preferiría que nada de esto te importe en realidad. Que te diera lo mismo. Pero, por si las moscas, sabes que soy tu amigo para cuando quieras, también sabes que no te llamaré. Sé que tú tampoco. Solo hablarán las voces del silencio. Sombras nada más.

8 secretos:

Mafa martes, octubre 30, 2007 2:13:00 p.m.  

Mucha agua ha corrido pero creo que en el fondo tú y ella siguen siendo los mismos. Se me ocurre que le envíes un mail. Un beso y varias nueces

Anónimo,  miércoles, octubre 31, 2007 9:36:00 p.m.  

Deja un sabor amargo pensar en lo que pudo ser y no fue...

Anónimo,  viernes, noviembre 02, 2007 10:43:00 a.m.  

Tu amiga, la siempre lista como "ardilla scout". "Varias nueces"

Sol viernes, noviembre 02, 2007 5:21:00 p.m.  

Entonces cómo vas a ser su amigo si sólo habrán silencios y sombras entre los dos. Me da pena que algunas amistades terminen así. Me da pena porque pasa muchas veces, no? Ni modo, cés la vie.

Me gusta tu espacio. Vuelvo.

Anónimo,  domingo, enero 27, 2008 11:37:00 p.m.  

No estoy segura de q hablas de una amiga mia, si lo es la conozco suficiente para decir q nunca podria odiarte. Q muchas veces y a pesar mio, me he dado cuenta q siempre t va a querer de una manera extraña. Envidio lo q tuvieron o x lo menos lo se veia, ojala puedan rescatar algo d eso.

evargas domingo, enero 11, 2009 3:54:00 p.m.  

a veces es mejor dejar las cosas como están: es decir, en el cajón del pasado.
a veces dicen que eso es un acto de cobardía.
Nadie sabe.. Es jugar con fuego, y a veces vale la pena, a veces NO (te lo digo por experiencia).

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP