miércoles, octubre 03, 2007

(Me voy a arrepentir de haber escrito esto)

Al grupo que más odio pertenecer es al de los fieles lectores de Luis Hernández. No me pregunten por qué, pero con este post salgo del closet, aunque algún lector debe haber notado que en más de un post he incluido frases suyas, porque creo en el plagio y con el plagio creo.
Pese a que fue alumno del colegio donde estudié la secundaria, nunca me hablaron de él. Afortunadamente, él también se olvidó del colegio. Pocos de mis amigos lo conocen. Fue en una clase de Introducción al Derecho que una amiga me lo presentó. Y sólo por eso, si el ciclo hubiera sido más largo o yo menos tímido, quizá le habría pedido a mi amiga que me acompañe algunos pasos más en este caminar. No se lo dije, porque siempre era muy temprano.
Luego lo leí en algunos fanzines, lo busqué en librerías y en una Internet poco desarrollada por aquel entonces… y, como a mi viejo amor de adolescencia, no lo encontré. Antes, la primera entrada era la del “Matador”, un futbolista mexicano. Hoy, en cambio, es más fácil rastrearlo vía Google. Para aquel entonces, 1999, sólo había salido un especial sobre él dos años atrás al conmemorarse 20 años de su muerte. Creo que fue en la República. Será considerada una blasfemia la frase con la que acabo esta oración: lo confundí con Lalo Mercado, entonces animador de televisión. En mi defensa debo decir que a veces confundo a Fujimori con Jackie Chan.

Hernández me animó a escribir, me enseñó a salir del clásico corsé de la rima, métrica y ritmo que embutían en el colegio. A dejarme de rebuscar palabras en el diccionario. A explorar por otros rumbos y referentes. Me mostró no a un poeta con camisa de bobos, sino a alguien que podía ser un patita con jeans y polo. A escribir por el gusto de hacerlo, para mí mismo y para nadie más, y a la vez, para los amigos amados.

Caminando por el Centro, como solía hacer, encontré un cuartito dedicado al poeta, en el convento del colegio donde estudié la primaria. Cuando nadie roba libros, ni cuadernos usados, pasó por mi mente la tentación de romper alguna de las vitrinas donde se exhibían los cuadernos originales pero, maldita sea mi educación católica, apostólica y romana, me comporté como un ciudadano mientras escuchaba a alguien decir "¿Ese no es el que salía en la tele?". Otro día, en una feria de libros usados, ubiqué un libro celeste: Una impecable soledad. Casi nuevo, dedicado y todo. ¿Quién se desprendería de él? Ignórolo, pero gracias por todo. Sigo buscando sus libros y mi frazadita.
Poco tiempo después fueron ubicados los poemas del ropero y también se publicó un volumen que no tardé en comprar. La sorpresa vendría después: en una humilde esquina de la biblioteca de mi universidad, viejo y apolillado, se exponía el ropero de los poemas. Como en el fresco de La creación, poco a poco, en cámara lenta y con el corazón en la boca, mi dedo se aproximó a la superficie de esas hojas coloreadas con plumón Faber Castell hasta tocarlo. Luego, en una vitrina, sus fotos al ingresar, cuadernos, una libreta.
De estar vivo, Hernández cumpliría, el próximo 18 de diciembre, 66 años, pero murió a los 35. Joven aún y por decisión propia. Ars longa, vita brevis.


Bonus track
En estos enlaces pueden encontrar biografías, poemas, fotos y dibujos de; testimonios sobre; y hasta una entrevista a Luis Hernández. Con tan buen material, sobra volver a tocar estos temas en este blog.
Illari
Wikipedia
PUCP
Beto Ortiz 1 y 2
Literatura peruana
Zona de noticias

7 secretos:

Cookie Munzter,  jueves, octubre 04, 2007 8:08:00 a.m.  

"Me mostró no a un poeta con camisa de bobos, sino a alguien que podía ser un patita con jeans y polo. A escribir por el gusto de hacerlo, para mí mismo y para nadie más, y a la vez, para los amigos amados."

genial cuando puedes aprender eso, mejor cuando lo practicas.

btw

Jackie Chang????!!!, jajaja, bueno esas habilidades le servirían para escaarse asi que ni pensarlo

Danza Invisible jueves, octubre 04, 2007 9:13:00 a.m.  

Saludos al Gran Jefe Un Lado del Cielo, amigo inconfesable.

Claro que jean y polo. Porque la poesía es un arte vil :-)

Que Apolo lo tenga en su reino.

Anónimo,  jueves, octubre 04, 2007 9:59:00 a.m.  

Nada que ver con el post, pero, permíteme si?: Me dio risita ver que mis comentarios han originado la última encuesta.
:)
PD: Insatala un chat-box, así estos "blondie-comments" los dejó ahí.

Dragón del 96 jueves, octubre 04, 2007 1:54:00 p.m.  

Buscar palabras en el diccionario?

Si, eso no debiste decirlo.

Slaudos.

JK jueves, octubre 04, 2007 8:01:00 p.m.  

"A escribir por el gusto de hacerlo, para mí mismo y para nadie más, y a la vez, para los amigos amados."

la verdad yo no creo que haya mejor motivo o razón que escribir para los amigos. de hecho prefiero que me digan algo como : "me he cagado de risa con lo que has escrito" con eso me basta y me sobra.
slds.
jk

Cynthia jueves, octubre 04, 2007 11:09:00 p.m.  

...quien diablos tendra el librito morado??? que lo devuelva,no?. Lo justo tio Pacori

Psyche miércoles, octubre 10, 2007 12:00:00 p.m.  

yo descubrí a luis hernández leyendo PuntoEdu (horror!) un oscuro lunes del ciclo 2004-2. recuerdo perfectamente el verso que ocasionó el flechazo:
"una voz que no es
nuestra
también puede
llamarnos."

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP