martes, noviembre 06, 2007

El periodista y la actriz

Un día recibes a alguien en tu casa. Un completo desconocido. Piensa en el señor del cable, el repartidor de pizza, el chico del gas, el amigo Electrolux o, por qué no, un periodista que va a entrevistarte.

Te había visto hace tiempo en la tele. Al oír tu nombre, no pude evitar recordarlo de alguna obra teatral de estudiantes. Sentí que desde entonces serías aún más inalcanzable. Far, far away from me.
Recuerdo aquella mañana en que llegué temprano a mi antigua oficina y sonó el teléfono. Querías coordinar una sesión de fotos para una campaña institucional. ¡Maldita sea!, pensé, cómo no puedo estar allí, cómo no puedo decirte que soy yo quien contesta.

Yo no buscaba a nadie, y te vi
Un día fui yo quien te llamó. Te había sugerido como personaje para esa olvidada paginita con la que colaboro en aquella revista local. Para (mi) buena suerte, aceptaron. Tú también.
Llevaba más de una decena de entrevistas en esa publicación, pero era la primera vez que una me ponía tan nervioso. Hice cosas que nunca hago: preparé mis preguntas, las llevé anotadas y traté de memorizarlas, leí las 284 entradas que Google puede encontrar en 0,22 segundos al poner tu nombre entre comillas. Fui bueno e hice mi tarea.
Toqué tu puerta, tu timbre y tu ventana también. Te pregunté si me habías leído antes. Me dijiste que sí. Me sentí bien con esa mentira, porque tampoco tuve que confesar no haber visto tu serie. Presioné el botoncito rojo del REC de mi grabadora y comenzamos. Me enteré de muchas cosas, que las fotos te ponen nerviosa, cómo preparas tus personajes, que te consideras con talento, pero no buenamoza y… que seguías con ese noviecito tuyo. Nadie es perfecto. Me descuadraste el plan ya no te pregunté qué nombre le pondríamos a nuestro hijo ni a dónde quieres que te lleve en nuestra primera cita.

Claro que sé perder (no será la primera vez)
Dos noches después te vi en un canal que nunca veo. ¿Te das cuenta? Es el destino. Escuché tus respuestas, tus reacciones, revelaciones que me habías hecho antes. Pero lo peor de todo fue que no me mandaste ni un miserable saludo. Está bien. Así eres.
Aún estoy esperando que me contestes el mensajito de texto que te mandé con los últimos céntimos de mi Claro prepago. Iba a llamarte, pero no me alcanzaba el saldo. Te decía que compres la revista, que ya nos habían publicado. ¿Te das cuenta? Nos publican. A nosotros. Just the two of us. Ojalá estés esperando el momento justo en que despaches al muchacho ese que anda contigo para escribirme y darme la buena noticia. Porque sabes que amo tu voz, la manera en que mueves las manos, los momentos en que miras al cielo (o al techo) antes de responder alguna de mis tontas preguntas. Por eso, prometo ver tu obra de teatro, ir a tus conciertos, comprar tu primer disco y esperarte en la puerta del canal para que me garabatees algo en el booklet, ver tu serie, comprar el DVD cuando salga y, si no, grabarla en mi destartalado VHS para repetirla cuantas veces quiera y, de tanto en tanto, poner el PAUSE y sólo verte, porque también me gustas cuando callas, porque estás como ausente.

9 secretos:

kinua miércoles, noviembre 07, 2007 10:44:00 a.m.  

De esa manera, uno no tiene la culpa.


ni fecha ni calendario



cuando la entrevista


nos pone frente a

cynthia,  miércoles, noviembre 07, 2007 11:40:00 a.m.  

Ànda...no sabía que habías entrevistado a Juan Manuel Ochoa

rodrigo miércoles, noviembre 07, 2007 12:39:00 p.m.  

puta mare! yo todo ñoño recontra fílin leyendo tu post y a punto de comentarte algo entre sesudo y romántico y me encuentro con el comentario que me precede. ya no me sale nada...

Anónimo,  jueves, noviembre 22, 2007 2:50:00 p.m.  

ok nene mucho felling pero dime de unavez a quien entrevistasteeeeee

Hamlet jueves, febrero 28, 2008 5:43:00 p.m.  

Ya pe Gise, dale bola a Diego :D

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP