domingo, octubre 26, 2008

Andrés, hoy nos vemos

Esta semana tuve un sueño raro. Iba de noche al paradero de mi antiguo barrio para verte llegar en la 10. Las mangas cortas de tu polo negro dejaban caer unos brazos flacos. Debe haber sido un sueño retroactivo, de un pasado mejor: hace años que no vivo allí. Caminamos media cuadra y nos encontramos en la casa de mis tías, con quienes conversabas un rato. Luego seguimos por la calle. Ignoro el destino. Diez metros más allá ya era tarde y se hizo de día, con ambulantes, choros y todo. Te pregunté algo y no contestaste. Igual que un niño abandonado, que en la calle lo han dejado, te busco desesperado. Habías parado a tomar un emoliente, de esos que nunca tomé (y eso que he tomado emoliente en muchas carretillas). Pensaba mientras tanto qué haríamos. Recordé el capítulo de 3x3 (Full House, in english) cuando los Beach Boys confiesan que odian a los fans que les hacen escuchar sus viejos discos. Pensé también que no tendría ningún disco que darte para que me autografíes, puesto que ninguno es original, salvo ese homenaje, Calamaro querido, que me regalaron. Quizá solo querías salir a caminar y mirar a las palomas comer el pan que la gente les tira. Luego desperté y recordé que faltaban pocos días para el concierto.


Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP