viernes, diciembre 18, 2009

Desde que no tengo regalos, mi vida es miserable

De chico no la pasaba tan mal. Eran los 80: el terrorismo desde la época de Belaúnde y luego llegó Alan a joder… perdón, al poder.

Vivíamos en una casa pequeñita y con las justas, pero mis papás siempre se esforzaban para que a mi hermano y a mí no nos falte el gran combo (que a veces no era tan grande porque lo que no escaseaba era carísimo). También hacían lo posible por darnos aunque sea un regalo compartido en fiestas. Y si eso no era suficiente, tenía a mis abuelos, a mis tías y a los padrinos mágicos. En resumen: nunca faltaba la caja envuelta en regalo al pie del árbol de Navidad que nos iluminaba el rostro.

Pero, como es usual, uno nace, crece, se reproduce y se va al diablo. El ciclo de la vida, que le llaman. Y aunque me encuentro en la constante y pundonorosa lucha por no crecer, mi DNI informa que ya van a ser tres décadas desde que llegué a arar mi parcela en este valle de lágrimas y silicona. Jodido.

Y así como ya estoy lo suficientemente grande como para que cada fin de mes el Estado me choree con alevosía (gran) parte de mi sueldo para comprar tanques chinos, en mi familia pasé a la fila de los grandes.

Recuerdo la última Navidad, cuando, a la sombra del plástico árbol, reposaban innumerables cajas con risueños lazos y alegres envoltorios. Mi prima de nueve años abrió la primera caja, luego la segunda, después la tercera hasta que, en un momento, me di cuenta de que no había más cajas. Mi despechado terrorista interno derrumbó la torre de energía que alimentaba mi sonrisa. Me pregunté por qué me extrañaba tanto si solo era el déjà vu de las últimas navidades.

Entonces, y solo entonces, extrañé el primer gobierno de Alan: Qué paja ser niño en Navidad… qué mierda ser padre en cualquier época del año.

4 secretos:

a.k.a HOLiC Swan jueves, diciembre 17, 2009 5:17:00 p.m.  

Bueno! nunca antes había comentado una entrada de este blog!Lo encontré por casualidad, y me gustó. La forma en que se expresa es bastante objetiva y sincera, que a veces me provoca risas y momentos para pensar, y en serio. Caray,me hacía faltar leer así.

Laura Zaferson jueves, diciembre 17, 2009 6:48:00 p.m.  

"Mi despechado terrorista interno derrumbó la torre de energía que alimentaba mi sonrisa"

Me gusta como construiste esta oración.

:)

ninfacleofe jueves, diciembre 17, 2009 6:49:00 p.m.  

Qué paja ser niño en Navidad… qué mierda ser padre en cualquier época del año------- jajajaja y sobre todo ahora que los regalos suelen ser cada año mas raro y caro x( .


besos :)

Coralí viernes, enero 08, 2010 2:16:00 p.m.  

Me ha gustado el post. Aunque la verdad a si me ha gustado ser madre esta navidad (quizás porque mi hijita todavia no pide imposibles y ama la sencillez de la vida) me ha gustado comprar regalitos envolerlos y ponerlos bajo el árbol; he vivido con mucha emoción el instante en que ella ha caminado hacia los regalos con una sonrisa emocionada y cuando abrió el primer regalo y se rio contenta. De verdad que ni pense en mi.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP