jueves, febrero 18, 2010

El bloguero y el escribidor

La semana pasada coincidí en una ceremonia con el Papa de las letras peruanas. Con el escribidor. Con el que sabe quién mató al Esclavo. Con Mario Vargas Llosa, si no me entendieron, bestias del mal.

Le comentaba a unas amigas lo lorna que fui aquella ocasión. Ni siquiera me acerqué a darle la mano ni a pedirle autógrafo. Peor aún, no aproveché la ocasión para hacerle una oferta en la que todos saldríamos ganando.

Mi plan consistía en conversar con don Mario para convencerlo de que vuelva a postular a la presidencia. No creo que le faltarían votos: quienes eligieron a Fujimori en el 89 y se arrepintieron podrían lavar sus culpas este 2011 votando por Varguitas.

Ahora bien, qué le faltaría a nuestro candidato: cobertura mediática. Acorde a nuestros tiempos, MVLL requeriría alguna noticia que lo lleve a las primeras planas. A Bayly le ha ido bien con la sola presentación de su candidatura y, con la reciente difusión de su noviazgo con la chica Silvia, no hay día que le falte alguna mención.

¿Qué hacemos? Ahí es donde entro yo. Como sabrán, queridos míos, hace tiempo tengo algunas cosas que quiero publicar. Pero como a mí con las justas me conoce el vigilante de la cuadra (y eso que alguna vez ha estado a punto de meterme plomo), nadie me haría caso. Mis manuscritos llenarían el tacho del señor Santillana o la señora Norma. Qué mejor que llegar con un padrino mágico.

Hasta aquí aseguramos la publicación. Pero cómo la venta. Cómo distinguir ese ejemplar de todos aquellos otros que yacen embolsaditos en Crisol. Aplicamos la segunda parte del plan tomando como modelo a la chica Silvia: anunciamos un romance entre nuestro candidato y el autor del blog. Lo anunciamos un lunes cualquiera en el programa de Rosa María o en el de Beto Ortiz y echamos a andar las rotativas. No hay pierde: ustedes tienen un buen presidente y leen lo bonito que escribo. Yo vendo mis libros e incremento mis visitas al blog (y cobro por Google adds).

Una de mis amigas, que escuchaba con atención, me interrumpe “pero hay un inconveniente: Y si Álvaro te pega…”. “Tanto mejor”, respondo. Es ya conocido el episodio en que un conocido escritor recibió un golpe de Vargas Llosa padre… y ganó el Nobel.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP