lunes, agosto 02, 2010

El Pulpo Paul, el cambio de un ícono

El primer recuerdo que tengo de un pulpo es de una noche en la que miraba una película de Tarzán en blanco y negro. En la escena, Johnny Weissmüller peleaba con un octópodo gigante que por alguna razón intentaba envolver en sus tentáculos al héroe.

Desde entonces, tengo pocos recuerdos de alguna imagen en las que se haya tratado a estos animales de manera diferente, excepto por el siempre elogiado pulpo al olivo… que en otras palabras, equivale a decir que “el mejor pulpo es el pulpo muerto”.

Por eso, creo que la gran hazaña del Pulpo Paul no es haber hecho predicciones en torno a los ganadores del mundial, sino haber cambiado la connotación de sus congéneres. Ahora, los políticos que solían hablar de los tentáculos de la corrupción se presentan en público con pulpos de dulompillo, se toman fotos de campaña felices junto a pulpos que los señalan como “los elegidos”, una vuelta al mesianismo donde el espíritu de Dios no baja en forma de paloma, sino de pulpo.

Para ejemplo, un par de botones, aunque no los únicos.








Si tienes fotos de otros ejemplos, no pagamos ni para el té, pero ponemos el crédito.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP