martes, agosto 10, 2010

Tres escenas que están pasando caleta

El olvido es la enfermedad nacional. Está bien, todo el mundo tiene derecho a equivocarse, a pasar un mal rato, pero desde tu amiga que se agarró al feo de la fiesta hasta tu amigo que no se dio cuenta de que aquella chica que tomó la iniciativa tenía la voz muy gruesa; sufren las consecuencias de sus actos. No hay ocasión en que no les recuerdes que sabes lo que hicieron el verano pasado.

Aquí, tres escenas que están pasando bien caleta.

Escena 1: Raúl Romero
A veces me pasa de vueltas la manera en que a los chicos de ahora les gusta su programa. Bueno, sí. A mí también me gustaba De dos a cuatro, compraba los casetes de los Nosequién y me sabía de memoria la letra de Las torres y Los patos y las patas. Hasta que... el señor se reunió con Montesinos para ver si le hacía la gauchada con unas canciones. Lo grave sin embargo, fueron estas desafortunadas declaraciones en una entrevista a Caretas el 2001.


"...Y si se hablaba de la Cantuta, de Barrios Altos y de cierto control del Poder Judicial, a muchos de nosotros, desgraciadamente, nos parecía tolerable. Que me perdonen las víctimas, pero desde el punto de vista macropolítico nos parecía que era un precio a pagar".
Y tuvo que rectificarse luego de la lluvia de críticas (y huevos) que le cayó después. Así que, amigo Académico, si un día saliendo de Habacilar un comando aniquilador te mete bala porque piensa que eres una amenaza para el país, el señor Romero dirá que es tolerable y que desde el punto de vista macropolítico, es un precio a pagar. Apunta.

Escena 2: Gisela Valcárcel
En mi casa era un clásico sentarse a almorzar viendo Aló Gisela, en todas sus temporadas. Ahora todos siguen su programa y sus disfuerzos. Hasta que en uno de esos programitas, cuyo nombre no quiero acordarme, allá por fines de los 90 lanzó su mensaje a la Nación sobre el conflicto del Cenepa. Entonces, la Señito, la Reina del mediodía dijo algo así como:

"No nos vamos a pelear por un pedazo de tierra".
Frase que cito más o menos de memoria porque no he encontrado el video en YouTube. Cabe mencionar que por esos días, la señora aludida vendía una de sus casas a un buen precio. Considerando que su casita era más chica que el territorio en disputa, ¿habría considerado regalar esa casa en lugar de venderla? Digo, después de todo, no nos vamos a pelear por ese pedacito de tierra. Y me olvidaba, también estuvo en el SIN. ¿Coincidencia?

Escena 3: Carlos Álvarez
Ahora es un cómico muy reconocido, a mi parecer sobrevalorado que basa sus "geniales" imitaciones en un mismo patrón al que le cambia la caracterización. Intenten si no, mentalmente, ponerle una peluca rubia a lo Laura Bozzo a su imitación de Natalia Málaga.

Pero no nos desviemos. Allá, también a finales de los 90, cuando el tirano mandó, el "genio del humor" tenía un programa en el canal del Estado donde ridiculizaba a los rivales del gobierno de turno... tiempo después afrontó un juicio por peculado, es decir por recibir dinero de... ya pues, cuántas veces tengo que repetir ese nombre.

2 secretos:

Sol martes, agosto 10, 2010 1:52:00 p.m.  

Es verdad, todos sufrimos de desmemoria. Tal vez sea algo necesaria para ciertos casos, si no... caray, cóomo vivir sabiendo que todos han cometido una falta grava o una metidaza de pata por lo menos.
No sé, tal vez lo rescatable es aprender a no creer a ciegas, a dudar. No sé.

Me gustó tu post.

Pam martes, agosto 10, 2010 3:01:00 p.m.  

Yo igual que tú, ahora no veo a Raul Romero por nada del mundo.
Supongo que como su publico es tan joven, no saben nada de lo que pasó.

Y si Gisela perdonó a Robert, porque el pais no la va a perdonara a ella, no?

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP