martes, enero 11, 2011

Me falsifico

Si te da flojera leerme, mira el video*. 


 


El único problema grave que tuve alguna vez en el colegio fue cuando intenté falsificar la firma de mi papá… y obviamente, se dieron cuenta. A partir de entonces, comprendí que nunca podría cachuelearme en la fábrica de firmas fujimorista.No obstante, hace unos días me vi obligado a reincidir. Y lo confieso ante ustedes, sabiendo que podrán emitir un juicio justo.

“Ya lo van a llamar”, me dijo la cajera de la Municipalidad, que lo único que tenía que ver en el asunto era que su cubículo quedaba en la misma sala de espera frente a tres escritorios de atención al público, de los cuales solo atendía uno.
Veinte minutos después aparece una no tan amable señora. Sin más, me acerqué y, antes de comenzar a hablar, me dijo “yo lo llamo”. Otros minutos más tarde, al grito de “el siguiente” salté de mi silla y me senté frente a la trabajadora municipal.

“En qué lo puedo ayudar” “Mire, soy testigo en un matrimonio y…” “¿Apellido del novio?” Buscó el expediente. “¿Me permite su DNI?” Se lo permití. “Revise que sus datos estén conformes y firme en la segunda página igual que en su DNI”.

Algo me llamó la atención en la segunda página y pregunté con fingida inocencia “¿Dónde firmo?” “Donde está su nombre”, respondió con cara “ya pues, hijito”. “Acá no está mi nombre”, retruqué con un Bazzinga mental.

Luego de algunas preguntas de respuesta obvia, consultas a su superior y espera, llegó a la conclusión de que eran los testigos de otro matrimonio. Imprimió una nueva hoja. Garabateé la versión estilizada de mi nombre por duplicado y entregué el papel.

“Esta no es la firma. Firme igual que en su DNI”. Excepto el tamaño y mejor calidad, yo no encontraba ninguna diferencia. Imprimió otra hoja idéntica mientras decía “la de la derecha se parece, la de la izquierda, no”. Volví a firmar. Nada. Tercera impresión. “Practique”, me decía mientras yo intentaba copiar exactamente los trazos del DNI, como si fuera la pizarra de Bart Simpson. “Oiga, la firma de una persona no sale siempre igual” “Tiene que ser igual que en el DNI”. ¿Sería esta tía un cyborg?

El tercer documento fue el definitivo: hecho con calma y siempre mirando el patrón que imponía mi DNI. Me pregunto por qué no me hizo problemas por no parecerme al de la foto.

“Ensaye para el día del matrimonio”, escuché mientras abandonaba la oficina.

* El video cuenta con mi arrulladora voz, imponente personalidad e inigualable carisma. El texto contiene información, pasajes, figuras poéticas y recursos narrativos que el video no. Ver ambos, sin embargo, podría resultar reiterativo. Siempre pierdes.

1 secretos:

Ronald Poi martes, febrero 08, 2011 8:49:00 a.m.  

Me pasó lo mismo hace unos días en Reniec y en el BCP. La firma va alterándose con los años, sin duda.
PD: Vi el video en lugar de leer, pero desde ahora te leeré nomás.

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP