viernes, noviembre 18, 2011

Por qué dejé de ser católico


Estás en la combi o en el micro en hora punta (o sea, siempre) jode tener gente pegada a ti. Y te pones a pensar qué incómodo es tocarse con personas a la que no conoces. Como cuando tienes que saludar de beso a alguien con quien preferirías mantener distancia o darle la mano a alguien que suda a chorros. Esa es la razón por la que dejé de ser católico.

Desde niño en el colegio me enseñaron que todo católico debe ir a misa los domingos. Y la verdad es que no me gusta.

That`s me in the corner.
No tengo problema en tomarme 30 o 45 minutos en la vida para una actividad tan entretenida, ni por dejar algo de propina (casi nada comparado con otras religiones). Aún ahora, cada vez que debo ir a matrimonios o misas de defunción (que es más o menos lo mismo), asisto con el mejor de los ánimos dispuesto a cantar y a pararme y sentarme según indique el sacerdote. Es lo más parecido que tengo a participar de una coreografía a lo Glee (rara vez me arrodillo, porque tampoco me da para tanto).

Humilde parroquia de por mi casa.


Mis problemas llegan a la hora del saludo de la paz. En lo posible, huyo. Finjo que suena el celular o salgo descaradamente. O sea, qué necesidad, para qué tanto problema. Por qué razón, motivo o circuncisión debe uno acabar expuesto a semejante manoseo con tanto extraño. Ya no hablemos de cuestiones de salubridad (vaya uno a saber qué habrán agarrado las manos del devoto señor de al lado, o si la señora de hábito se tapó la boca con las manos al estornudar, o alguno agarró agua bendita de esa fuente donde antes estuvieron mil manos), sino la incomodidad que provoca tener que darse la mano o abrazarse por obligación. Pero a veces también le das el saludo a gente que conoces, dirán ustedes. Claro que sí. Pero si se trata de mi papá, mi mamá, mis amigos o mi novia, prefiero abrazarlos cuando realmente me provoca y no en un lugar público.

Amigo Joseph Ratzinger (a.k.a. Benedicto XVI), si por ahí decides eliminar el saludo de la paz, probablemente lo considere un milagro y recupere mi fe.



Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP