miércoles, mayo 21, 2014

No soy un macho latino



Me crié con mis papás, pero también con mis abuelos y mis tías. Me enseñaron a ser feliz. “Busca algo fuera de lo común”, me decía mi abuela cuando salíamos a buscar ropa. Mi papá nunca me dijo que los hombres no lloran. Mi mamá me enseñó a que no por ser hombre debo estar negado a hacer las labores de la casa, como limpiar o lavar la ropa (aunque le dejó la labor de enseñarme a cocinar a algunas chicas con las que salí cuando comencé a vivir solo y al Qué cocinaré hoy). Mis tías me enseñaron a hacer lo que sabían hacer y yo, como niño curioso, les pedía que me enseñen. Mi abuelo era feliz viéndome crecer.

No mentiré. Mi mamá a veces se preocupaba. Me alejó de las clases de tejido con una de mis tías y se asustó un poco cuando me puse a jugar con su maquillaje, pese a que me pinté bigote y cejas gruesas. Eran otros tiempos. Las leyendas urbanas decían lo que muchos repiten actualmente, que uno se puede volver homosexual. Repito: eran otros tiempos.

Pa concha soy introvertido. Prefiero estar escribiendo, dibujando, paseando en bici o viendo series; que intentando entablar una conversación con gente desconocida en algún lugar bullicioso. A veces me aburro, a veces bebo hasta morir con los pocos grupos de amigos que tengo. Si alguien celebra su cumpleaños en un lugar no polos no zapatillas o algún balneario, prefiero irme a dormir temprano. 

Pero el resto del mundo suele decir que si eres hombre, solo te queda ser de una manera. Te tiene que gustar el fútbol y los videojuegos, tienes que mirarle el culo a toda chica que pase delante y, en lo posible, hacer que todos se enteren, tienes defender tu hombría ante todo aquel que se atreva a sembrar la duda. No te sientes de esa manera. No muevas las manos así. No digas esas cosas.

Yo no lo entiendo. No sé en qué se equivocaron mis papás, pero me da lo mismo. Una vez, en el colegio, un amigo me comenzó a fastidiar hasta el cansancio: “cabro, cabro, cabro”. “Ah, soy cabro. Ya pues”, le dije. Le di un beso en la mejilla, por joder. Se le quitaron las ganas de molestar por un tiempo. Total, toda la vida he saludado de beso a mi papá, algunos tíos, primos, mi hermano. No me hacía nada darle un beso en la mejilla a un amigo (a cambio me daba la satisfacción de incomodarlo). Y sí, seguimos siendo patas.

Muchas veces conozco a mucha gente que dice “me pondría eso, pero ya no estoy en edad de hacerlo”, “haría tal cosa, pero qué van a pensar”, “me cortaría el pelo de tal manera, pero qué me van a decir”. Me pregunto si serán felices o si siempre mirarán a quienes sí lo hacen y se preguntarán “cómo será”.

Ok. Sí. Hay muchos hombres a los que les gusta el fútbol y los videojuegos. Es una manera de ser hombre, pero no es la única. Pocas veces he dicho “soy heterosexual”, porque no tengo que demostrar ni explicar nada, pese a que me lo han preguntado. Me gusta ponerme pantalones de colores, porque lo hacía de niño y la edad no me ha vuelto daltónico; manejo un carro “de flaca” porque, hasta que tenga hijos, no tengo necesidad de otro más grande; mando a entallar mis camisas porque soy más flaco de lo que me gustaría y creo que no me queda bien la onda reguetonera. Me siento cómodo así. Soy feliz así. Sé quien soy y para mí, eso es suficiente.

A veces también me cuestiono muchas cosas. Si acaso con mi actitud espantaré alguna chica que me guste o si me gritarán algo por la calle (cosas que, en efecto, han pasado). Es un riesgo, pero veo a mucha gente infeliz pretendiendo ser más románticos de lo que son, más adinerados de lo que son, más refinados de lo que son para agradar a su familia, novias o amigos. Y la vida es corta como para terminar siendo alguien que no eres.
  Pin It

2 secretos:

distante jueves, mayo 22, 2014 5:33:00 p.m.  

Reciento el "Hay muchos hombres a los que les gusta el fútbol y los videojuegos" eh!

Detesto el fútbol, pero amo a los vídeo juegos.

Si creo que hay ciertas cosas que los hombres hacemos no por machistas si no porque no puedes vencer millones de años de instintos, pero no creo que gritarle obscenidades a una en calle sea una de ellas!

De ahí todo genial :P

Dígame licenciado

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

En otras palabras: Está permitida la reproducción parcial siempre y cuando

se mencione la fuente y no se emplee con fines comerciales.

Blog Archive

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP